Traducciones y versiones

del Nuevo Testamento

 

    La Vulgata

 

   

Texto de la Vulgata

 

        Como ya se ha dicho en otras partes de este sitio, los textos originales de los Evangelios, según resulta de los papiros y códices más antiguos, fueron escritos en griego.  Sin embargo, pronto se hizo patente la necesidad de traducir a otras lenguas, en particular el latín, los distintos libros del Nuevo Testamento.

       Se denomina Vetus Latina un conjunto de traducciones el Nuevo Testamento surgidas en África con anterioridad a la Vulgata elaborada por San Jerónimo en el siglo IV. El llamado Vetus Latino  estaba escrita en la lengua vernácula del pueblo y tenía muy poca calidad.

    Fue por ello por lo que el año 382 el obispo Dámaso de Roma encargó  a  San Jerónimo la elaboración de una traducción de los evangelios al latín  totalmente revisada.

   

San Jerónimo mientras confecciona la Vulgata

 

    En realidad, la traducción de San Jerónimo fue la base a partir de la cual, con adiciones diversas, se confeccionó la Vulgata propiamente dicha. Existen unos diez mil manuscritos de la  Vulgata. Esta fue la forma del texto de la Biblia en latín que se difundió en la Iglesia romana a partir del siglo VII y que ibtuvo una sanción especial en la Iglesia católica  con las ediciones promovidas por Sixto en 1590. En 1979 se publicó por iniciativa de Pablo VI la  Nova Vulgata .

 

El llamado "textus receptus"

 

 

 

     En 1516 Erasmo de   Rotterdam imprimió (utilizando el recién invento de la imprenta) la primera edición impresa  del texto griego del Nuevo Testamento. Esta publicación constituyó un auténtico éxito editorial, pues alcanzó en las dos primeras ediciones los 3.300 ejemplares.

    En realidad, la edición de  Erasmo se basó en manuscritos de datación tardía y de muy escaso valor crítico y apareció con muchos errores tipográficos.

 

 

    El texto preparado por Erasmo fue tomado (pese a sus inexactitudes) como el texto del Nuevo Testamento aceptado por todos, por lo que se denominó "textus receptus". De hecho, las primeras traducciones del Nuevo Testamento a las lenguas modernas se realizaron utilizando  este "textus receptus".

        Tras los descubrimientos de nuevos códices y de papiros en los siglos XIX y XX, se ha abandonado ya el llamado "textus receptus".

    En 1898 apareció la edición Nestlé  del texto griego del Nuevo Testamento, la cual con posterioridad ha alcanzado un total de 20 ediciones sucesivas. Se trata de una edición escolar escrita teniendo en cuenta los manuscritos, códices y papiros y utilizando los criterios de la crítica textual. Alrededor de 1940 el prestigioso especialista A-K. Aland comenzó a colaborar con Nestlé, de modo que desde entonces esta edición es conocida como Nestlé-Aland. Las actuales traducciones del Nuevo Testamento a las lenguas modernas se efectúan por especialistas a partir de los resultados de estas ediciones.

 

Menú principal

www.codicesypapiros.com